hoy-hayEn este primer domingo de diciembre tenía pensado hablar del inicio del mes del consumo profundo y del buenismo. Pero es que coincide con un día de elecciones en una comunidad autónoma del reino de España, una comunidad que lleva décadas con la rosa. Por lo que se hace necesario reflexionar sobre si se producirá una revisión integral de muchas cuestiones que han sucedido en esa parte del territorio y el modelo que se ha instaurado, donde ya hay varias generaciones que no han conocido otra cosa. Yo os digo que no cambiará, que seguirá la rosa.

Son muchos los compañeros que han contactado conmigo estos días para que colaborase en algún que otro proyecto a modo de denuncia o demanda, y de camino me han trasladado lo que acontece por aquella zona del sur de la península. Lo cierto es que la campaña -como en todas- ha derivado en denuncias y en demandas, así nuevamente se saturan los órganos judiciales por la actuación de los dirigentes de ciertas formaciones políticas. Con los dimes y dirites, con el todo vale, con eso de que la libertad de expresión es barra libre.

El caso es que aquí vale todo y esta vez con tal de alentar al electorado.

Decía un señor muy listo en una obra muy brillante cuyo titulo en castellano era El contrato social que el hombre -aquí debe ser entendido como calificativo inclusivo de genero- es un ser que ha nacido libre pero que en todas partes se hall encadenado. Decía también este señor que el hombre se suele creer señor de otros y no deja de ser más esclavo que el que manda. Y observo estas cadenas de esclavitud en los comportamientos que emplean para doblegar la voluntad del electorado, del cual son esclavos, pues sin él no existen, no son nada. Pero estos dirigentes, estos candidatos, s son capaces de ejercer con eficacia la presión sobre el comportamiento de sus votantes, podrán determinar la conducta, pues sus votantes los observan como poseedores del poder, en este caso el político. Desde que tienes capacidad para determinar la conducta de los demás, tienes poder.

Por eso oír las barbaridades que se dicen en justificación de petición de voto no es algo por lo que nos debamos alamar a las alturas de involución que estamos. Máxime cuando en la Cámara Baja del reino se escupe, se insulta y no pasa nada. Lo realmente importante es que esos mítines sean creíbles para los que los oyen. Eso es lo grave. Que la falsedad y la mentira se instalan para formar parte del tejido social como algo normal, pues en el político hace décadas que se instaló.

No escatiman en persuadir incluyendo todos los medios capaces con el fin de incitar a la acción en determinado sentido, sea legítimo o no; estamos ya en la conducta del que todo vale y hay barra libre absolutamente para todo, y si no estas conforme -dejando atrás la armonía de las relaciones, desde la libertad, desde la seguridad, para mantener un orden- pues acudes a los tribunales de justicia, que serán los que dicten lo que está bien o lo que está mal.

La Opinión de Tenerife: https://www.laopinion.es/opinion/2018/12/02/hoy-hay-elecciones/933269.html

 

Comparte.
1
×
Hola
¿En qué podemos ayudarle?