No parece creíble lo de la tragedia de avión de estos  pasados días. Es decir, que deliberadamente  el piloto estrelló el avión. Incluso han protegido a los padres de este piloto del resto de familiares. Hasta tienen escolta policial.  Qué locura. Pero no me sorprende. En apariencia,  ya saben que ha sido una depresión de este joven piloto lo que hizo que perdiera la cordura. Aunque aún es pronto para afirmar categóricamente lo que hoy se afirma. En fin,  por todos d.e.p.

No puedo evitar pensar que el avión en las islas es nuestro medio de desplazamiento más habitual –es una obviedad–,  pero es lo que hay amigos, el avión. Y curiosamente –cosas de la casualidad–, hace  38 años  ocurrió lo de Los Rodeos, aquel   27 de marzo del 1977.  Yo, que era algo mas joven, lo recuerdo con claridad.  Y a todos los que vivimos cerca de Los Rodeos nos vuelve a aparecer en la memoria, cuando ocurren desgracias como la de esta semana. Pero ya lo digo. No resulta creíble. Ni esto ni muchas otras cosas que están ocurriendo.

No resulta creíble lo del pasado domingo en las elecciones de la comunidad autónoma situada más al Sur de la Península Ibérica –o como a mí me gusta llamarla– la comunidad más al Sur del Reino.

Pero a mí, que viví los mítines deAlfonso  en la orilla del Guadalquivir – eran espectaculares–  no me sorprende lo más mínimo lo que pasa en ese territorio. Lo califico como el ciclo de la vida. Hoy, los hijos y nietos de los enchufados siguen votando a los que enchufaron a sus abuelos o sus padres. Es lo que hay. No morder la mano que te da de comer. No perder el puestito y pagar favores. Pero ocurre allí y en estos lugares. Aunque allí se esconden menos.

Lo de los cursos de formación es sólo una punta de la pirámide. Eso ha ocurrido en la mayoría de las gestiones formativas. ¿La diferencia?, que en Sevilla hay una señoría que le ha puesto el cascabel al gato, sólo esa es la diferencia.

Pero no es creíble,  ¿verdad?  Todo lo que esta saliendo a la luz pública y siguen siendo los más votados. Ole sus narices. Por hacer alusión a una parte del cuerpo más mencionable.

Pero es lo que ha decidido el pueblo soberano. Y muy respetable para todos los que respetamos el juego democrático.

Pero estas cosas que no se regeneran, siempre acaban oliendo muy mal. Pero a todo se acostumbra el ser humano. Hasta  a los malos olores.

En mis visitas a Híspalis, y  con ocasión de mi participación en alguna que otra tertulia de politiqueo, he planteado que toda opción política que perdura mucho tiempo acaba por ser una dictadura.

Y es que, amables lectores, lo dejó escrito Nicolás –esta vez de Maquiavelo, no el otro–; decía esto: Al principio, el males difícil de reconocer y muy fácil de curar pero con el transcurso del tiempo, al no haber sido atajado ni combatido, el mal se hace cada vez más fácil de reconocer, aunque también se vuelve cada vez mas difícil de erradicar.

Y es eso, no se reconoce y se acaba por aceptarlo.

Y es que, en cualquier caso, no es creíble. Pero esta pasando.

Comparte.
1
Hola
¿En qué podemos ayudarle?
Powered by